martes, 18 de marzo de 2008

Un poco de mis últimos días

Buf... llevo un comienzo de minivacaciones un tanto rara para lo que suele ser mi ritmo habitual.
El viernes comenzó con visita sorpresa a casa de Macu por parte de Noe y mía (quién si no!!!!) y pasamos la tarde en el banco hablando y hablando... y riendo, por supuesto. Después de hacernos "amigas" de una niña pequeñaja que nos enamoró desde el primer momento nos fuimos a casa de Macu a ver una película, la cual no terminamos de ver porque llegaron sus papis jijijiji. Puriiiiiii un saludo!!! que luego dices que no te aprecio ni nada ¬¬ jijiji (Macu, como avises a tu madre de esta última frase voy a estar deseando que cenes papilla de calabacín toda tu vida :D ).

El sábado sí que fue aburrido, pero bueno, no pasa nada. Me vino bien para relajarme y eso. Encima Fátima tuvo todo el gafe del mundo y se le jodió el ordenador, así que ni siquiera pude hablar con ella. tixtix.

El Domingo: pues bueno, por la mañana fui a ver al Málaga (ganó!!!) y me lo pasé de puta madre cantando y saltando al final, pero que sufrimiento durante casi todo el partido!!! aishhh...
Después a comer a casa de la "abue", que venía mi tía Rosario y mi prima Lydia... y ya todo el día con ellas.

El lunes tocó levantarse temprano. Mi madre y mi tía Juana iban a ver el traslado del Cautivo ("El Señor de Málaga", como algunos lo llaman) y la Virgen de la Trindiad que sale a las 8 de la mañana y yo nunca lo había visto y quería hacerlo alguna vez en mi vida. Así que sacrifiqué algunas horas de sueño y una clase de atoescuela para acudir a las calles de la Trinidad para ver ese acontecimiento único en el lunes Santo de la ciudad (y del país, me atrevería a decir). Y bueno... la verdad es que el análisis de la situación no sabría describirlo a ciencia cierta.

10.000 personas detrás de un trono con dos figuras, otras tantas a lo largo de las calles. Unos tantos que iban con los ojos tapados, otros descalzos... todos ellos cumpliendo su promesa. Claveles rojos que se cruzaban de uno y otro lado del recorrido provenientes de las manos de miles de creyentes que si no fuese por el trabajo de los cofrades hubiesen enterrado a las figuras en cuestión de minutos. Muchas otras personas que aprovechaban en este caso la orientación provilegiada de sus ventanas para disfrutar de tal imagen. Y el momento emotivo del Hospital Civil: ni siquiera "Chiquito de la Calzada" (conocida su afición a todo lo que tenga que ver con su ciudad) conseguía quitarle protagonismo al "rey" de la Semana Santa malagueña... que en UN TRASLADO se vuelca con la imagen más querida.

Pero no todo era tan profundo como se puede pensar: el negocio del cristianismo era la humillación más grande de todo el recorrido. Unos cuantos que buscan la vida en vender los claveles, otros que ofrecen los llaveros y los pines... etc etc. Los regulares, acompañando a con sus armas a la figura que representa todo lo contrario, pero el "espectáculo" de una metralletas en alza, seriedad en el rostro y un himno grabado a fuego es un cocktail perfecto para quedar de elegantes. Por otra parte, los comentarios de comparación con otras semanas santas me parece ridículo... pero bueno, es algo inevitable casi. Por no hablar de lo "poco fino" que resulta pasear un trono (que NO paso) delante de la Casa Hermandad de otras cofradias: lo único que me hace sentir esa imagen es que los cristianos católicos se han convertido al politeismo y la "fe" es solo un eufemismo. Supongo que para ver todas estas cosas no es necesario estar en Semana Santa y con tanta gente de por medio, pero es en estas fechas cuando más se notan estos déficits católicos.

Por mi parte... bueno, decir que mi pérdida ausencia de fe más que fijarme en la imagen y despertar mis sentimientos, hacía que me fijase en toda la situación, analizando cada uno de los detalles como si tuviese que memorizarlos. He de decir que me impresiona el hecho de ver tanta gente dispuestas a un fin común, a un "algo" que para cada cual significa una cosa y esa misma cosa es igual entre sí (a ver quien tiene cojones de entender lo que he querido decir, porque no lo sé ni yo).

Èso fue por la mañana. Por la tarde un poco más de lo mismo. A ver, me refiero a que MUCHO más de lo mismo: MUCHA más gente para ver a las mismas imágenes, pero esta ve en tronos separados.

fui con Macu y Noe a la calle de la Trinidad (barrio Trinidad, calle Trinidad, virgen de la Trinidad... como no xD)... y con mil millones de personas. vimo muchos picos blancos porque sobresalían a la vista de todos... nada más de lo que va delante del trono. Después de esperar un "ratito" (ejem) diciendo imbecilidades como "que dices tía, si estás como la de las novelas" "Heidiii" "Beeeeeeeee (oveja)" ó "Aiiiiii"... vimos al Cautivo. y sinténdolo mucho, la Virgen no con contó más tarde con nuestra presencia.

Lo que paso después lo resumo en pocas palabras: nos fuimos al cine a ver 10.000.

2 comentarios:

None dijo...

Weeee la verda que anoxe estubo muyy bienn, aunque se te olvida poner lod el "algo" invisible que choco con tu cueyo jajaja.
bueno me lo pase muyy biennn
t xerooooo

macu dijo...

xDDDDDDD k beeeeeeeeeeeeen me lo pase heidiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii